Info Rural


Lo que dejó 2017 y lo que se viene

El 2017 se despidió con un crecimiento apenas por debajo del 3% y para el 2018 se mantiene un expectativa similar.

17/01/2018       Compartir  

El 2017 se despidió, con un crecimiento apenas por debajo del 3%. Así las cosas, la actividad económica logró recuperar el terreno perdido en 2016 (cuando la caída había sido de 2,3% del PBI) y alcanzó su máxima productividad, al mismo nivel de junio de 2015.

La buena noticia es que, de acuerdo a los pronósticos hechos por distintos analistas económicos, en los próximos meses, se registrará un crecimiento genuino, que ya no será una mera recuperación, aunque, vale aclarar, el ritmo será algo más lento.
Para 2018 se mantiene el consenso sobre la continuidad del crecimiento económico y un arrastre estadístico de 1% por la magnitud de la mejora en 2017. Sin embargo, los flancos débiles que aún exhibe la macroeconomía persisten como un límite para una evolución mayor a la del año en curso.

Giro inesperado

A pocas horas de que el Presupuesto 2018 sea aprobado en el Congreso de la Nación, Marcos Peña, jefe de Gabinete, Luis Caputo, ministro de Finanzas, y Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, dieron una conferencia de prensa junto con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. ¿El motivo? Anunciar un cambio en las metas de inflación.

Con el anuncio de modificar las metas de inflación, el Gobierno actual intenta impulsar el crecimiento, que de acuerdo a su expectativa debería ser de 3,5% anual hasta 2020.

De esta manera, el objetivo de alcanzar una inflación del 5% quedó relegada para 2020 (el plan inicial la estipulaba así para 2019). Mientras que, para este 2018, el objetivo será que el aumento sostenido de precios alcance un 15%, en vez de 10% como se había estimado.

Estos anuncios,  que impactan de lleno al campo -entre otras cosas porque la cotización del dólar resulta decisiva para los exportadores- se sumaron a otra novedad que ya había tocado de muy de cerca al sector: la llegada, nada menos, del ex presidente de la  Sociedad Rural Argentina Luis Miguel Etchevehere al Ministerio de Agricultura, destronando a Ricardo Buryaile.

Lo que se viene

Más allá de los cambios políticos de los últimos días, y de cara al futuro, para este año que inicia se espera que el precio de la tonelada de maíz para entrega en julio rondará los u$s 145,1, es decir, un 3,91% abajo del precio comerciado hoy de u$s 151,0 (MATba 15/01).

En cuanto al precio de la tonelada de soja para entrega, para el mismo mes, se prevé una variación mínima respecto del precio que al que se comercializa hoy - u$s 269,0. Se la estima en u$s 267,4 (MATba 15/01). Otra variable a tener en cuenta para este 2018 es la rebaja de 6% en la alícuota de retenciones al complejo sojero a diciembre.

A esto hay que sumarle un dato que en el sector se suele plantear: el atraso cambiario ya que es una problemática que persiste para las economías regionales. Por poner un ejemplo, de acuerdo al Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE) de la Universidad de Belgrano, para recuperar el atraso cambiario con relación al levantamiento del cepo -en diciembre de 2015- el dólar, en septiembre, debería haberse ubicado en $ 28,54.

La vuelta de “La Niña”

El fenómeno meteorológico La Niña ya se hizo presente en el suelo argentino, es por ello que los entendidos en la materia pronostican que la campaña de soja y maíz 2017/2018 “no contará con las lluvias normales”, y que los rindes “no estarán en sus niveles más altos, cómo estuvieron en estos últimos tres ciclos”. En pocas palabras, los mecanismos de humedad atmosférica resultan menos efectivos. Y, advierten: “Esto va a continuar durante todo el periodo de la campaña gruesa”.

¡Feliz 2018!

Más allá de los pronósticos y la opinión de especialistas en materia economíca, política e incluso metereológica, el productor deberá manejar otro año la incertidumbre propia del negocio agropecuario, pero siempre manteniendo la firme convición de que el próximo año será mejor. ¡Feliz 2018!