Info Rural


Una alternativa para financiar al agro, ágil y sencilla

En la Argentina, el déficit en créditos al sector privado es un problema que aqueja al agro.

08/11/2017       Compartir  

 

En la Argentina, el déficit en créditos al sector privado es un problema que aqueja a todos los rubros. Y, claro está, el agro no es la excepción. De hecho, se encuentra entre las actividades más perjudicadas: de cada $ 100 que otorgan las entidades financieras reguladas por el  Banco Central de la República Argentina (BCRA), apenas $9,4 llegan al sector. Pero no todo está perdido. Cada vez surgen más compañías que supieron combinar la tecnología y los servicios financieros no bancarios para brindar una solución alternativa a esa falta de financiamiento. Se las conoce bajo el nombre de Fintech y se caracterizan por brindar una respuesta ágil y segura.  

En la Argentina, el financiamiento es prácticamente nulo. Para ponerlo en números, del total de los préstamos que otorgan las entidades financieras reguladas por el BCRA, el sector Servicios recibió un 19%, según al Boletín Estadístico de la entidad, publicado en julio, analizado por Pago Rural. Para la industria Manufacturera, la cifra se ubicó en 18,1%. Mientras que, a la Producción Primaria Agropecuaria se le destinó sólo 9,4% del total. Es decir, de cada 100 pesos que los bancos prestaron apenas $9,4 quedaron en manos de productores agropecuarios.

Siempre de acuerdo al mismo boletín, los cultivos agrícolas, incluídas las hortalizas y frutas, recibieron $ 42,9 mil millones, en otras palabras, el 3,8% del total de los préstamos. Y, si se quiere ser más específicos aún, de ese monto, $ 38,6 mil millones fueron a parar a las principales cadenas, que se dedican a la producción de cereales, oleaginosas y forrajeras.

Pero ante esta escasez crediticia, en los últimos años, las Fintech demostraron haber llegado para quedarse. Aunque se encargan de aclarar que los bancos no son su competencia, sino que se dedican a brindar otra solución, complementaria. En palabras de la revista Forbes, se trata de “empresas financieras no bancarias que facilitan el acceso a pagos y transferencias, tanto como operaciones de compra-venta de productos de inversión y crédito en diversos mercados financieros, sin intermediarios y en tiempo real”. De acuerdo al medio especializado, existen más de 700 emprendimientos en 15 países de la región. Y tres de cada cinco surgieron entre 2014 y 2016.

Este sector, que evidentemente adquirió un enorme potencial en los últimos tiempos, no debería ser perdido de vista por los productores agropecuarios, sino más bien, todo lo contrario: deberían ponerse en campaña para sacarle el mayor jugo posible.

El diferencial

El déficit de créditos al agro que se registra en la Argentina podría revertirse a partir de estas nuevas propuestas, que ofrecen desde préstamos de bajo monto y plazo, similar a un adelanto de sueldo, hasta créditos para emprendedores y empresas pequeñas y medianas. Todo esto se puede hacer desde cualquier computadora, celular o dispositivo que tenga acceso a Internet, de forma 100% online.

La ventaja es que la persona interesada en recibir un crédito por fuera del sistema bancario no sólo se ahorra largas colas, llenar formularios y esperar a tener una respuesta -que probablemente sería negativa en cualquier banco- a la hora de aplicar, sino que con algunos clics, desde cualquier lugar, lo puede hacer. Además, las páginas web de estas compañías se caracterizan por ser muy fáciles de usar; son prácticamente intuitivas, así que el escaso conocimiento en computación no es un limitante.

En cuanto a la aprobación por parte de las Fintech, aseguran desde Forbes, “casi siempre, es inmediata y el desembolso demora solo unas horas”. Esto es porque se evalúa el perfil de riesgo y se procesan bases de datos tradicionales y “variables soft” (perfiles de redes sociales o nivel educativo), teniendo en cuenta que muchos clientes ni siquiera tienen un historial crediticio.